Mayo del 2007

QUE DICEN

Por Uno+ - 31 de Mayo, 2007, 10:56, Categoría: General

Mauricio Caranta:  "Ya me saqué la carga de encima por aquel gol de Libertad. Por suerte pasamos y ahora debemos seguir igual: jugando a nuestro ritmo y manejando la ansiedad."

Daniel Díaz:  "Sabemos que tenemos jugadores desequilibrantes, que pueden convertir en cualquier momento. Por eso lo que debemos hacer los del fondo es estar muy atentos para que no nos hagan goles."

Pablo Ledesma:  "No sé si tomar al Cúcuta como una revancha de la final con Once Caldas. Lo que sí sé es que todavía tengo la espina clavada por aquella final que se nos escapó."

Román Riquelme:  "Pasamos un rival durísimo como Libertad jugando muy bien. Pero todavía no ganamos nada. Lo peor que nos puede pasar con Cúcuta es confiarnos. Es un rival que se hace muy fuerte de local."

Martín Palermo:  "Sabemos que Cúcuta es un rival exigente, compacto, con jugadores veloces. Pero estamos seguros de que nos puede ir muy bien si jugamos sin apurarnos, sin nervios."

El cansancio, ese otro rival

Por Uno+ - 31 de Mayo, 2007, 10:55, Categoría: General

Suelen repetir en Boca que es muy importante el esfuerzo peleando por lo máximo en la Copa y en el Clausura. Y redondean diciendo: "No es fácil". Hoy, Boca estará en igualdad de condiciones con Cúcuta. O tal vez mejor... Basta con repasar la última semana de los dos equipos.

Boca soportó un trajín considerable: el jueves viajó a Asunción, le ganó a Libertad, volvió el viernes y el domingo, con algunos suplentes, venció a Gimnasia de Jujuy.

Cúcuta tuvo más kilómetros y más partidos. Viajó a Montevideo, donde el martes de la semana pasada se clasificó ante Nacional. De ahí, con escala en Panamá, a los 2600 metros de altura de Bogotá, donde el jueves enfrentó a Millonarios por el cuadrangular que lo mantiene con chances de llegar a la final del torneo local. Y este domingo, recibió aquí a Millonarios. Los tres partidos con casi los mismos hombres que enfrentará hoy Boca

Oscar Córdoba anunció su retiro del fútbol

Por Uno+ - 31 de Mayo, 2007, 10:55, Categoría: General

El ex arquero de Boca decidió no jugar más profesionalmente luego de finalizar su contrato con el Antalyaspor, de Turquía. "No quiero seguir haciendo pretemporada y asistiendo a concentraciones", explicó el colombiano, de 37 años Con respecto a su futuro, contó que, por el momento, no será entrenador.

Oscar Córdoba anunció su retiro del fútbol profesional, luego de finalizar su contrato con el Antalyaspor de Turquía. El ex arquero de Boca Juniors argumentó estar cansado de las concentraciones y los trabajos de pretemporada. "Nunca hubo nada concreto en ofrecimientos desde Estados Unidos y ya en esta instancia de mi vida no quiero seguir haciendo pretemporada y asistiendo a concentraciones. No quiero estar sujeto a horarios. Es el momento para hacer un cambio", declaró el colombiano al sitio de El País.

Córdoba indicó que se tomará un largo período de vacaciones, "entre seis y doce meses", para hacer cosas que antes no podía, como disfrutar de sus hijos, aunque, igualmente, anticipó que planea seguir vinculado al fútbol, pero desde otros frentes.

"No quiero ser de esos jugadores que se retiran hoy y mañana son preparadores de arqueros, técnicos o dirigentes. Yo me quiero preparar y hacer un proyecto bien estructurado, serio, porque siempre me gustaron las cosas de esa manera", manifestó.

Córdoba, de 37 años, actuó en Atlético Nacional, Cali, Quindío, Once Caldas, Millonarios y América, de Colombia, además de Boca Juniors y los turcos Besiktas y Antalyaspor. También jugó por el seleccionado de Colombia que participó del mundial de Estados Unidos 1994. En el equipo nacional de su país disputó 71 partidos. Con Boca el arquero ganó las Copas Libertadores de 2000 y 2001, y la Copa Intercontinental de 2000.

Boca y el primer chico, por el premio más grande

Por Uno+ - 31 de Mayo, 2007, 10:55, Categoría: General

Visita al sorprendente Cúcuta con estadio lleno, en un campo desparejo y con 35 grados de temperatura. Busca la final de la Copa, su gran objetivo.

Al poderoso voraz, al que pretende adueñarse de todos los objetivos futboleros, al que camina hacia la final de la Libertadores y marcha segundo en el torneo local, a Boca, ahora le toca confirmarse como un equipo confiable. Hoy es el momento de ratificar que no fue casualidad la lección de solidez y de búsqueda que ofreció en Paraguay, hace una semana, arrodillando en todos los sentidos a un Libertad, que parecía mucho más complicado de lo que fue. Y a esta noche, aquí, en esta cálida ciudad del Norte de Santander, a cinco minutos de la frontera con Venezuela, arriba Boca cargado de motivos colectivos e individuales para creer. Justo en un instante crucial, en la recta de definiciones, en la semifinal de ida del tesoro que lo desvela, la Copa.

¿Sabrá Boca repetir sus méritos de Asunción ante la Cenicienta de la Libertadores, un Cúcuta que en 2005 ascendió tras 9 años en segunda y que recién en 2006 conquistó su primer torneo?

¿Podrá Boca con un rival incentivado por todo: la ocasión histórica; el amor que le dispensan sus hinchas; y los premios que asegura la Conmebol por llegar a la final (500 mil dólares) y esos hinchas con bolsillos llenos que aprovechan el auge de una ciudad favorecida por el comercio fronterizo siempre dudoso?

¿Gambeteará Boca los factores externos? Aquí no hay altura, pero sí un terreno desparejo, una temperatura que rondará los 35 grados, una humedad insoportable y un campo que será regado dos horas antes para que conspire el vapor que se levante.

¿Logrará Boca no verse desbordado por la superioridad que suele imponer Cúcuta en los segundos tiempos? Aquí la Furia Motilona es total. Las 40 mil entradas se agotaron, en un carnaval de pasión y fe.

Si se repara en las charlas con hinchas que parecen saber de qué se trata o si se cree en los argumentos que expone el único argentino del Cúcuta (el Burrito Martínez), Boca debería salir muy preocupado a correr por el césped del General Santander, el mismo estadio donde River se despidió de esta Libertadores perdiendo con Caracas. Sin embargo, a Boca le sobran argumentos para no asustarse.

Los desequilibrios tácticos que lo mostraban demasiado frágil atrás, Boca los superó contra Libertad, cuando redondeó el partido más sólido como visitante en esta Copa. Entregó esa noche la sensación de que no le convertirían un gol. Por eso la duda entre Banega (bajó su nivel) o Battaglia (viene creciendo) parece un tema menor. Es que a esa muestra de madurez colectiva Boca la sostiene con jugadores que responden en puestos vitales.

Caranta borró en Asunción aquella desgracia padecida con Libertad en la Bombonera. Daniel Díaz regresó como si no hubiera estado casi un mes inactivo. Morel sigue transmitiendo seguridad y clase atrás. Ledesma, de 8 o de 5, es un reloj vertiginoso en el medio. Riquelme, al borde un desgarro, la rompió en Paraguay y ahora arriba con una semana más de recuperación. Palacio, mientras reencuentra la confianza, suma goles. Y Palermo, en los momentos calientes, nunca se esconde. Es muy claro: en todas las líneas, Boca goza de futbolistas con actualidad dulce Si ellos ratifican lo suyo, llegará como lógica consecuencia la confirmación colectiva. Y así será difícil que se produzca una sorpresa como la de 2004, cuando Boca flaqueó ante Once Caldas y el planeta futbolero se asombró.

Una duda en las valijas: ¿Banega o Battaglia?

Por Uno+ - 30 de Mayo, 2007, 16:13, Categoría: General

El equipo se entrenó y viaja en chárter a Colombia para jugar ante el Cúcuta. Russo también piensa en la formación ante Colón, por el Clausura.

El clima helado de Casa Amarilla no tiene nada que ver con la sensación térmica que se percibe en los jugadores de Boca. La confianza calienta los corazones de los futbolistas, que en la intimidad piensan que llegarán a la final y serán los campeones. Sí, todos se tienen una fe gigante por la Bombonera. Lo dice Miguel Angel Russo, el técnico de este equipo que va por la doble corona: "Hemos ganado en lugares más difíciles. En la recta final estamos con todos repuestos y levantando el nivel de los jugadores".

Ayer, el técnico dejó claro que está conforme con el rendimiento colectivo, más allá de que en la breve práctica matutina los titulares perdieron 1 a 0 con los suplentes. Lo que no despejó es la única duda que circula en el ambiente azul y oro: ¿jugará Sebastián Battaglia en la mitad de la cancha o continuará Ever Banega? ¿Russo se inclinará por el experimentado capitán o por la juvenil revelación?

En la habitual conferencia de prensa que brinda dos días antes de cada partido de su equipo, el entrenador no dio indicios. Battaglia tuvo un gran rendimiento ante Gimnasia de Jujuy. Banega, en cambio, hace tiempo que no está atravesando por un buen momento. El propio mediocampista lo reconoció ayer. "Sé que bajé muchísimo el nivel. Tengo 18 años y trato de dar lo mejor. Me hacen bien los consejos de Román (Riquelme)", afirmó en diálogo con radio Cooperativa.

Aunque hay un detalle a tener en cuenta: Banega recibió su quinta tarjeta amarilla y no podrá jugar ante Colón, el domingo en Santa Fe. Y se supone que Battaglia ocupará ese lugar en el círculo central frente a los santafesinos. Claro que, más allá de las especulaciones, en el ensayo futbolístico de ayer, que duró veinticinco minutos, Russo alineó los mismos once que vencieron a Libertad en Asunción. Es decir: Caranta; Ibarra, Daniel Díaz, Morel Rodríguez, Clemente Rodríguez; Ledesma, Banega, Neri Cardozo; Riquelme; Palacio y Palermo. No fue una práctica y el gol de los suplentes lo hizo Bruno Marioni.

Cúcuta espera al visitante ilustre

Por Uno+ - 30 de Mayo, 2007, 16:12, Categoría: General

El nombre compuesto de este rincón colombiano que a Boca espera encierra matices místicos y mágicos. "San José" es en referencia al padre terrenal de Jesucristo. Y "Cúcuta" es igual a casa de duendes. Aquí, para estar a tono, hay un equipo que se parece a un milagro y que ubica en el éxtasis a toda la ciudad de alrededor de un millón de habitantes. Cúcuta Deportivo había pasado nueve temporadas en el ascenso, volvió a Primera en 2005 y, en apenas dos campeonatos en el fútbol de élite, no sólo se estrenó como campeón del torneo colombiano sino que también se las ingenió para meterse en las semifinales de la Copa Libertadores.

Recién arribado aquí, se comprobó en vivo y en directo que se trata de una verdadera revolución. Apenas abordado el taxi que consumiría el trayecto hacia el hotel, música a pleno. Todos temas con letras haciendo alusión al fenómeno que representa Cúcuta Deportivo, enlazadas con palabras como pasión, amor y campeón. Y en el recorrido por esas calles decoradas con casas bajas y humildes, en las veredas, mujeres, chicos y hombres con camisetas como la de Defensores de Belgrano, negra y roja a rayas verticales. Ese mismo color dominaba casi todas las esquinas, donde vendían casacas, banderas y todo tipo de merchandising del equipo sensación.

El estadio es el mismo en el que fue eliminado River en esta versión de la Libertadores, pero ante Caracas de Venezuela. Tiene capacidad para 42 mil personas, pero sólo se pusieron a la venta 36 mil localidades, de las cuales aún no se expendieron 7 mil. Aunque ya anuncian en la dirigencia que volarán. Y muchos ya compran a través de la inescrupulosa reventa.

La temperatura colabora con el clima festivo. Son 35 grados que agobian, potenciados por la humedad. Como dijo una de las máximas esperanzas del Cúcuta, el argentino Juan Manuel Martínez, "esta ciudad es muy caliente". Justamente, el Cúcuta aprovecha los factores climáticos para imponer lo suyo en los minutos finales, cuando los rivales se desgastaron físicamente.

Aquí aguardan a Boca como si fuese un visitante ilustre, pero creyendo en una victoria que le agregue otro capítulo glorioso a esta historia que suena a cuento, pero no lo es.

Ledesma: "Siempre creí en mí"

Por Uno+ - 29 de Mayo, 2007, 17:35, Categoría: General

Fue la figura del domingo y es titular indiscutido en un equipo que pelea por los dos frentes. "La Copa me come la cabeza", dice.

Nunca tuvo vueltas Alfio Basile. Directo, frontal, genuino, al Coco jamás le tembló esa voz cavernosa a la hora de tomar una decisión. El técnico recién había llegado a Boca sin imaginar que en pocos meses cumpliría con su sueño de ser campeón, mucho menos que tiempo después volvería a ser el conductor de la Selección, cuando enfrentó a Pablo Ledesma.

—Pibe, por ahora acá no va a tener lugar. Los dirigentes me dijeron que tiene una oferta de Colón. Si usted quiere, vaya. Allá va a tener la oportunidad de jugar.

—Alfio, disculpe, pero yo prefiero quedarme. La quiero pelear acá.

Pasaron casi dos años de esa anécdota y corrió mucha agua debajo del puente del fútbol. Tanta que aquel volante cordobés que tenía un destino difuso con la camiseta azul y oro hoy es indiscutido en este Boca que quiere dar la vuelta olímpica en simultáneo, en la Copa y el campeonato.

"Siempre creí en mí", dice Ledesma y rebobina su memoria hasta aquellos momentos de incertidumbre, cuando no se proyectaba como titular en el equipo del viejo Coco. Ya no está opacado por un veterano. Con su rendimiento, el mediocampista conquistó un lugar. Dejó de ser Pablito, más allá del diminutivo cariñoso que utilizan algunos de sus compañeros para llamarlo, y se ganó un nombre en el equipo.

—¿Ese es el secreto para ser titular? ¿Tu maduración?

—Yo creo que soy el mismo. Lo que cambió es que tengo más confianza del cuerpo técnico y mis compañeros. Me hacen sentir parte del grupo. Tengo mayor continuidad, estoy más adaptado. No sé si puedo decir que es mi mejor momento. Lo que sí disfruto mucho es el presente del equipo, más allá de lo individual.

—¿Y cuáles son las virtudes que disfrutás del equipo y que hacen que tenga chances en los dos frentes?

—Tenemos muchas virtudes. Este es un plantel muy amplio y rico. Contamos con muy buenos jugadores y, fundamentalmente, tenemos hambre de gloria. Corremos a todas y estamos muy bien en el aspecto físico.

Hace frío en Casa Amarilla. Entonces, la figura del domingo ante Gimnasia de Jujuy pide hablar un rato después con Clarín. Ya en su casa, refugiado en el afecto de Candela, su pequeña hija de dos años y medio, vuelve a soltar las palabras antes del almuerzo.

—¿Es posible ganar en el Clausura y la Libertadores?

—Es muy tentador. Mientras tengamos chances matemáticas, no nos vamos a bajar de la pelea en el torneo. Lamentablemente, en este caso no dependemos de nosotros mismos. Y la Copa me come la cabeza. Sería una revancha de la que perdimos hace tres años con Once Caldas. Fui titular en el partido de ida, en el de vuelta estuve en el banco. Pero todavía tengo la espina clavada.

—Macri dijo que firmaba la Copa para Boca y el Clausura para Ramón Díaz. ¿Vos aceptás esta variante?

—Yo quiero ganar todo. Todavía no podemos bajarnos del campeonato porque estamos ahí. Esperemos que San Lorenzo se caiga. Ojalá, porque ganar la doble corona sería cartón lleno.

Cuenta que se ilusiona con jugar en la Selección, pero que no se desespera. "Paso a paso", advierte. Y deja un sueño, el mismo de todo Boca: "Ojalá Dios nos regale la Copa. La merecemos".

Battaglia entraría ante Cúcuta

Por Uno+ - 29 de Mayo, 2007, 17:29, Categoría: General

El buen momento de Sebastián Battaglia y el bajo rendimiento de Ever Banega inclinarían la balanza a favor del experimentado volante de Boca. Esa es la idea que da vueltas en la cabeza de Miguel Angel Russo para el partido ante Cúcuta Deportivo, el jueves por la primera semifinal de la Copa Libertadores en Colombia. La otra duda es Matías Silvestre o Clemente Rodríguez, ya que Morel Rodríguez volverá a la titularidad.

Ayer, hubo un tirón de orejas del entrenador para Banega, que llegó tarde a la práctica, y también para Neri Cardozo. Los dos juveniles mediocampistas no tuvieron un buen nivel en el encuentro ante Gimnasia de Jujuy. El caso del volante central es más complicado, porque hace tiempo que no está rindiendo. El domingo no podrá jugar con Colón, en Santa Fe, ya que sumó cinco amarillas. Pero, además, se perdería el duelo contra los colombianos por una decisión táctica.

"Estoy bien, me sentí muy cómodo. Ojalá tenga más oportunidades de jugar", afirmó ayer Battaglia, quien el domingo marcó un gol frente a los jujeños. La presencia de Silvestre, en tanto, se debería al buen juego aéreo que ostenta Cúcuta Deportivo. Caranta; Ibarra, Díaz, Silvestre o Clemente, Morel; Ledesma, Battaglia, Cardozo; Riquelme; Palacio y Palermo es el probable equipo para el choque copero.

GACETILLA DEPARTAMENTO DE PRENSA C.A.B.J

Por Uno+ - 29 de Mayo, 2007, 17:28, Categoría: General

AGENDA DEL PLANTEL

-Miércoles:  9.00 hs. Entrenamiento en Casa Amarilla (los que no viajan) a puertas cerradas.

-Miércoles: 10.00 hs. Entrenamiento en Casa Amarilla (los que viajan) a puertas cerradas - Luego viaje en Charter desde Ezeiza a Colombia (escala en Santa Cruz de la Sierra -Bolivia). Alojamiento en Hotel Casino Internacional Cúcuta. Tel. 0057-7-5711818. Fax: 0057-7-5712330.

- Jueves: 19.00 hs. (21.00 hs ARG) - Partido vs. Cúcuta Deportivo. Regreso en Charter a Buenos Aires luego del partido.

 

CONCENTRADOS

VS. CÚCUTA DEPORTIVO (COLOMBIA)

            Los siguientes 19 jugadores quedarán concentrados esta noche a las 23.00 hs en el Hotel InterContinental para el partido del jueves ante Cúcuta Deportivo:

            Caranta, Bobadilla, Ibarra, Silvestre, Morel Rodríguez, Cahais, Daniel Díaz, Clemente Rodríguez, Banega, Ledesma, Orteman, Battaglia, Cardozo, Dátolo, Riquelme, Boselli, Marioni, Palermo y Palacio.

 

           

Departamento de Prensa

Ledesma va creciendo y Battaglia pegó la vuelta

Por Uno+ - 28 de Mayo, 2007, 13:37, Categoría: General

Russo lo incluyó a Ledesma en el segundo tiempo y Boca mejoró colectivamente. Battaglia volvió al gol y anduvo mejor con la pelota.

En una formación como la que exhibió Boca, matizada con mitad de suplentes, las miradas colectivas son relativas. Se apunta, en especial, a observar cómo responden aquellos futbolistas que no son habituales titulares. Importa que rindan porque es probable que, en cualquier momento, aparezcan entre los once. Es que todo es posible cuando se multiplican los esfuerzos y los riesgos, como en este caso. Pero también interesa cómo se muestran los que juegan siempre, porque es vital que no pierdan su mejor nivel. ¡Qué tranquilo entonces debe encontrarse Russo, tras la victoria ante Gimnasia! Ahora sabe que en una de las zonas donde más madurez necesita Boca, en la mitad de la cancha, recuperó de la oscuridad a Battaglia y confirmó la dulce actualidad de Ledesma.

Acostumbra el entrenador a explicar los desequilibrios futboleros de su Boca a partir de la juventud de la línea de tres mediocampistas: Ledesma (23 años), Banega (18) y Cardozo (20). En este sentido, se piensa inmediatamente en Battaglia, el hombre que Basile había definido como equilibrista.

El problema es que Battaglia estuvo ausente en la mayor parte de 2006 por lesiones. Y en este arranque de año, sin ritmo futbolístico, empezó en la alineación principal, pero perdió con justicia su lugar al ser superado por el vértigo incansable de Ledesma y por el talento híper juvenil de Banega.

Con Quilmes, Battaglia también había jugado de entrada, pero se había mostrado impreciso, sin influir como sabe hacerlo. Algo lógico por la falta de continuidad, un ítem crucial para el progreso de cualquier jugador. Eso sí, ayer, luego de un primer tiempo parecido al del domingo anterior, logró crecer Battaglia. Casi nunca se la dio a un rival en la segunda etapa, quitó, anticipó y hasta aterrizó en la red jujeña, tocando con clase un tiro libre ejecutado por Ledesma.

Tanto significa el multicampeón Battaglia para Boca que, tras su gol, los hinchas lo acariciaron gritándole Olé, olé, olé, Sebá, Sebá.

La producción de Battaglia subió en el segundo tiempo. Justo cuando en la cancha estaba Ledesma, quien había visto sentado los 45 minutos iniciales y reemplazó a Cardozo. No fue una casualidad: con Ledesma, hubo otro Boca. Más dinámico. Más vertiginoso. Más contagioso. Menos anunciado. Menos estático. Menos lento.

Ledesma ratificó lo valioso que es para este Boca. Después de Riquelme, el cordobés de rulos es una de las individualidades más importantes, sin dudas. Y cuando no está, se extraña. Pasó en aquella final con Estudiantes, cuando lo echaron y Boca se desinfló. Sucedió cuando lo expulsaron con Vélez en la revancha y Boca sufrió hasta el final. Ocurrió en el cruce de ida ante Libertad, cuando cumplió la suspensión y Boca no funcionó. En cambio, en Paraguay, con él primero de 8 y más tarde de 5, Boca tuvo más vida. Por algo la gente coreó ayer su apellido.

Siempre es bueno que los titulares jueguen como Ledesma. Siempre es positivo que los suplentes respondan como Battaglia. Boca lo sabe. Boca lo goza.

Artículos anteriores en Mayo del 2007

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog